Acerca de Algol  

Acerca de Algol

testimage

Hace miles de años, al contemplar el cielo nocturno del desierto, los nómadas encontraron una estrella que les inquietaba. La llamaron ra's al-ghûl (la cabeza del demonio),  orígen de su nombre actual. Lo que les asustaba de ella es que cada tres días aproximadamente  Algol pierde buena parte de su brillo, para recuperarlo cuatro horas después.

 Bastantes siglos mas tarde, la ciencia encontró la explicación al misterio: en realidad se trata de dos estrellas que orbitan entre sí.  Cuando una de ellas se interpone entre la otra y nosotros, se produce un pequeño eclipse que percibimos como una pérdida de brillo.  A partir de entonces, Algol  ha dejado de ser "la estrella endemoniada", para convertirse en una vulgar estrella variable eclipsante, situada a 98 años luz de la tierra.

 Quienes me conocen bien dicen que mi carácter tiene mucho en común con Algol y quizás por eso yo prefiero seguir pensando  -como los nómadas del desierto-  que hay en sus cambios de brillo algo sobrenatural, mágico, que nadie podrá explicar jamás. 

 Si sientes curiosidad y esta noche decides salir a echarle un vistazo, piensa que lo que estarás viendo sucedió mucho antes de que tú nacieras, hace 98 años. El simple hecho de levantar la mirada a las estrellas te estará convirtiendo en un viajero del tiempo.